Ganas de ti

No conocía los silencios cómodos, donde sin hablar es posible encontrarse.

Ya no recordaba la risa en la panza, los ojos, los labios.

Un sin ir a ningún lado, perdidos de la mano.

Que ganas de quedarse, que ganas de ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s